jueves, 4 de marzo de 2010

Soy estúpida.

¿Qué pasa cuando dos sentimientos opuestos se chocan?

Se hacen cosas que no suelen hacerse.




Me siento la persona mas estúpida de este mundo. Me he rendido.

He entregado el examen en blanco a cambio de un compañero pudiera hacer el sullo ya que yo no podía aprobar de ninguna manera y él al menos tenía alguna oportunidad.
¿Me he rendido?
He ido a visitar a una persona que hace una semana tuvo un accidente. Una persona que me dejó muy claro que no quería hablarme, a pesar de que yo intenté mantenerme a su lado. Juré no volver a hablarla.
¿Me he rendido?

...
Me apetecía volver andando a casa, acompañada de la lluvia y del frio viento que golpeaba furiosamente mi cara. Pensé que echar a correr para poder gritar no estaría mal y aun así corrí manteniendo el aliento, con muchas ganas de frenar en seco y proferir un aullido. ¿De rabia? Quizás, aunque no me lo ha parecido.
¿por qué no lo he hecho?


...¡¡¿me he rendido?!!


Sólo hay dos opciones: o soy muy valiente... o simplemente una estúpida.

Dije que lucharía una vez mas, hasta que sólo me quedara un aliento...
hasta el final.
Y lo peor es que no siento nada. Sólo un vacío enorme. No me produce alegría ni tristeza, sólo a veces impotencia. Por no poder dirigir mi propia vida...
Mi alma está al amparo de una persona que una vez absorbió todo lo bueno de mí. Su personalidad me domina... Esa personalidad de la que me enamoré y que en su momento me lo dió todo.
¿de verdad es eso así, o es lo que me quieren hacer creer?
Sin duda mi indiferencia se rompe cuando entra ella de por medio. ¿Siento tristeza o alegría? Supongo que no... tan sólo el vacío que siento se llena con rencor o agonia.

¿¡por qué cuando me entero de que la persona que más odio ha sufrido un accidente no me es indiferente!? ¿por qué me preocupo, por qué empiezo a temblar?

... ¿por qué no lloro cuando debería llorar, si lloré cuando ví su grisácea figura desaparecer mil y una veces en mis sueños, entre rios de sangre color escarlata, e inmensas selvas tropicales encargadas de deshacerse de su cuerpo muerto?
... fue mi inspiración, mi vida y mi muerte. Y aún así sigo aquí escribiendo esto. ¿Soy yo quien escribe? ¿Cómo, si ya he muerto?

No me reconozco.
Soy o muy valiente, o muy estúpida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario