lunes, 6 de mayo de 2013

Hogar

¿Cómo es posible que no encuentre el camino de vuelta a casa si mi manada anda esperándome allí?
¿A caso mis gritos agónicos son completamente silenciosos para mis hermanos?
No me duele el vacío que siento en mi interior, ni la sensación de soledad que pesa sobre mí. Lo único de lo que tengo verdadero pavor es que sea una pesadilla la que se encargue de llevarme a casa una vez más. Y cómo voy a salvar el mundo... ¿cómo voy a salvar a mi manada si ni siquiera soy capaz de salvarme de mí misma?

No hay comentarios:

Publicar un comentario