miércoles, 5 de marzo de 2014

Es curioso

como están las cosas ahora mismo.

Tengo la horrible sensación de que lo que siente ella por él, ahora mismo, es más grande que lo que él sintió nunca por mí.

Soy absurdamente pequeña e insignificante.


Y es una broma absurda y cruel.
Yo quise que me quisiera. Que en algún momento, por nimio que fuese el instante, pudiera sentir él lo mismo por mí que lo que sentía por ella...

Pero no.

Soy eternamente pequeña e insignificante.


Tan solo quiero olvidarlo ahora. Olvidar que permanentemente, desde el primer momento, me he sentido como el perro al que se le dan las sobras. Y no puedo culparle, es perfectamente normal.

Tan pequeña e insignificante como solo yo podía llegar a ser.