martes, 19 de enero de 2016

Simpatía por el diablo

Hay días en los que sientes que hacer todo lo que está en tu mano no es suficiente para que las cosas salgan bien.
Hay días en los que parece que ser bueno y darlo todo por los demás no te lleva a ningún lado más que a perderlo todo.
Hay días en los que uno tiene la sensación que la única manera de cumplir tus objetivos es dejar de caminar por el sendero luminoso de la vida por un momento.
Hay días en los que tal vez esté bastante justificado dejar los principios a un lado y utilizar todo tu poder.

Y hay otros días que, sin razón aparente, el silencio se rompe y la despierta la Bestia.