domingo, 2 de octubre de 2016

Negro, verde y morado.

Una parte muy grande de mí adora este sitio.
Tiene recogidas muy buenas historias, quizás sea eso.
O quizá es porque la protagonista de esas historias suelo ser yo, y esto más que historias son memorias con aspecto de cuento. Escribirlas es una pasada, pero ver pasar el tiempo y al volver leerlas y recordarlas es... superior.
Añoro muchas de ellas. No todas acabaron bien. La mayoría no acabaron tan mal. Podría decirse que soy afortunada. El ser en el que me he convertido es, en líneas generales, más decente que su predecesor. En líneas generales, y la mayor parte del tiempo. Y por ello me alegro.
Pero eso no debería de derivar en abandonar este sitio.
No.
Es demasiado acogedor y hermoso para abandonarlo.
Hay demasiado de mí misma en este sitio. Es casi un hogar. Casi.
Ha recogido las memorias que nadie ha querido o podido aguantar. Los recuerdos más pesados por los que he pasado. Los sentimientos más oscuros que mi mente y corazón han dado a luz.
Y... me siento muy agradecida con él.
Definitivamente no debería abandonarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario